miércoles, 13 de septiembre de 2017

INFORME DE BATALLA: Contrabando en el aeropuerto (Rogue Stars)

Esta vez hemos jugado a Rogue Stars, el juego de escaramuzas de miniaturas de la editorial Osprey Wargames. Es un reglamento para batallas de pequeños bandos ambientado en el futuro, en un entorno de ciencia ficción al más puro estilo pulp y operas espaciales.

https://ospreypublishing.com/store/osprey-games/osprey-wargames


















El juego tiene un sistema bastante completo, con numerosas misiones, armamento y bandas como para ser bastante entretenido. Además tanto las bandas como misiones se pueden personalizar bastante. Los personajes tienen habilidades y armas suficientes para elegir como para que sean únicos, pudiendo crear bandas temáticas o con caracteres totalmente dispares.

El sistema puede ser algo lioso al principio y puede que no sea del gusto de todos, pero que es muy entretenido y otorga algo de original a los sistemas más tradicionales. Esto es debido a que el contrincante puede reaccionar a tus acciones durante tu turno e incluso robarte la iniciativa y comenzar su propio turno. En cambio el jugador activo no tiene porque pasar el turno hasta que decida hacerlo o las circunstancias le obliguen a ello, como puede ser un aumento por acumulación de estrés en sus personajes. También el sistema de daño puede resultar algo complejo pero en un par de turnos se asimila rápidamente.


















La misión seleccionada fue Contrabando. En ella, el atacante debe conseguir que tres de sus miniaturas cargadas con un token de contrabando abandonen el borde contrario del que despliegan. Las zonas de despliegue del defensor estarán en ambos lados libres y deben detener a los contrabandistas.  Como entorno se encuentran en un aeropuerto espacial que tiene la complejidad de que cada vez que cambia la iniciativa entre jugadores pasa una aeronave cerca, dando más estrés a los personajes. Además como clima tenemos un maravilloso día de lluvia, que da más dificultad a la hora de ver, como disparar, descubrir, etcétera.

Las misiones, entornos, clima y demás complicaciones pueden elegirse a través de tablas al azar, aunque nosotros preferimos elegir todos los elementos, ya que al ser nuestra primera partida, nos pareció la menos compleja de todas.














El atacante llevaba un grupo de viles bandidos, unos piratas espaciales acompañados por un viejo androide de combate. No tenían ni idea de que eran esos pequeños contenedores que llevaban en sus mochilas, pero les habían pagado muy bien por colarlos en aquella pequeña estación espacial.














El defensor manejaba a la policía espacial, una pequeña escuadra de valientes equipados también con un robot policial. Un oportuno chivatazo los puso en alerta del delito que se cometería de forma inminente.














Pronto nos liamos en una refriega de tiros, aunque la mayor parte de la acción se desarrollo cerca de uno de los bordes del tablero, ya que el maldito capitán pirata quiso escabullirse por allí.














Conclusiones:
Nos costo algo de trabajo con hacernos con el sistema de activaciones, reacciones y robo de iniciativa. También en un principio el daño no nos quedo muy claro. Pero después de algunos turnos la cosa marcho mejor y el juego se hizo muy divertido y competitivo.
Por otro lado jugamos muy básicamente a este reglamento. Tiene multitud de aspectos que no tocamos, como poderes psiquicos, saltos en jetpack, misiones complejas... Tendremos que probarlo más en profundidad ya que promete mucho más. Seguro que gana más que realizando una misión de lucha.

Lo mejor:
- Muy personalizable todo, desde las misiones, el entorno, las bandas, habilidades, etc.
- Reglamento original y que puede dar mucho juego.

Lo peor:
- Algo confuso al principio, sobre todo en las acciones/reacciones y el daño.
- Es necesario hacer una buena hoja para la cantidad de tablas de modificadores y acciones del juego.














El sargento de la policía:
No he sabido activar a todos mis hombres y aprovecharlos. Dos de ellos se quedaron en el otro extremo de la mesa y el robot apenas avanzó hasta la mitad de ella. Me centré demasiado en los que estaban más cerca del enemigo. Por otro lado me gustaría probar para una próxima vez más variedad en mis tropas, con diferentes habilidades y armamento.















El capitán pirata:
Mi oponente no ha sabido robar la iniciativa, tardando mucho en ello, y aunque en principio pareció ir en mi contra, a la larga me resulto muy beneficioso. Hay que tener muy en cuenta la táctica de robo de turno, acciones. reacciones y el estrés que se acumula en los personajes. Esto me llevó a la victoria.


3 comentarios: